Noticias

El gobierno local propondrá una moción conjunta en el próximo pleno para pedir un Plan de Reindustrialización en el eje de la A-4

Uncategorized Publicado el 4 marzo 2021

El próximo pleno ordinario debatirá una propuesta que se llevará a las corporaciones locales de municipios limítrofes con la idea de pedir un mayor presupuesto y medidas concretas que supongan un plan de reactivación económica y apoyo a las empresas, con un carácter diferenciador y positivamente discriminador con respecto a otras zonas de nuestro país.

Reunión celebrada el pasado mes de Febrero en La Carolina

Tras la reunión mantenida por el primer edil de Villanueva de la Reina, Blas Alves, con sus homólogos de la comarca, de los municipios que conforman el Eje de la A-4, el gobierno local llevará a pleno una moción que propondrá que sea consensuada de manera unánime con toda la oposición, con la idea pedir una discriminación positiva para los municipios de este importante nudo de comunicaciones en el que esta nuestro municipio.

La idea es pedir, en palabras de Alves, un plan que incluya “subvenciones a fondo perdido, líneas de financiación, ayudas por creación de empleo, actuaciones de infraestructura industrial, etc. para que todo aquel que quiera instalarse en nuestros municipios tenga un aliciente añadido, especialmente tras la etapa tan dura que nos ha tocado pasar”.

Para Alves, es una “reivindicación histórica que los representantes de todos los municipios afectados hemos consensuado y que es el inicio de una campaña institucional para conseguir esa discriminación positiva”.

La moción incluirá el siguiente texto:

MOCION CONJUNTA DE LOS AYUNTAMIENTOS DE ANDUJAR, BAILEN, BAÑOS DE LA ENCINA, CARBONEROS, GUARROMAN, LA CAROLINA, LINARES, LOPERA, MARMOLEJO, SANTA ELENA Y VILLANUEVA DE LA REINA (PLAN DE REINDUSTRIALIZACION EJE NACIONAL IV)
Antecedentes
Aunque en nuestra provincia existen antecedentes lejanos de planes especiales de reactivación económica como el Plan Jaén, o en nuestra zona, como la declaración de Zona de Acción Especial (ZAE) de la Comarca Linares-La Carolina, el principal instrumento de apoyo público a empresas con verdaderos resultados tangibles lo representó, en su momento, el llamado Plan de Reindustrialización de la Nacional IV.
El 15 de mayo de 1995, las principales administraciones públicas con competencias en materia de desarrollo socioeconómico firmaron un acuerdo marco para la realización del Plan de Reindustrialización de Linares, La Carolina, Andújar, Bailén y Guarromán, más conocido como el Plan de la Nacional IV. Este plan surgió como respuesta ante la grave crisis industrial que esta zona venía sufriendo, desde el año 1991, y que estaba provocando el cierre de numerosas industrias y la consiguiente destrucción de empleo a raíz de la crisis industrial que afectó a SANTANA MOTOR y sus repercusiones en la industria auxiliar y en todo el eje de la Nacional IV.
Para hacer frente a aquella situación y favorecer la consolidación de un nuevo tejido industrial, todas las Administraciones públicas implicadas en dicho momento se comprometieron a poner a disposición de este plan recursos hasta un importe de 180 millones de euros.
Entre los compromisos de las Administraciones públicas firmantes destacaban las ayudas directas a la inversión (con porcentajes mínimos de subvención a fondo perdido del 30%), ayudas para la creación de empleo, bonificaciones de tipos de interés, ayudas para la adquisición de suelo industrial, etc.). Estos recursos fueron articulados a través de los distintos instrumentos de ayudas que gestionaba cada entidad (Incentivos Regionales, Zona de Acción Especial, Subvención Global de Andalucía, etc.).
Dicho Plan fue concebido, inicialmente, para un período de 5 años, con unos objetivos muy concretos en cuanto a creación y mantenimiento de empleo, inversiones, etc. No obstante, el alto grado de cumplimiento de estos objetivos en la primera etapa, puso de manifiesto la viabilidad de este instrumento, por lo que se decidió prorrogar la vigencia de dicho plan hasta este año 2005.
El resultado final de la ejecución de dicho plan (1999-2005) supuso la aprobación de 488 proyectos empresariales de inversión, con una inversión de
374 millones de euros, la creación de 4.492 puestos de trabajo, el mantenimiento de 7.512 empleos y unas ayudas aprobadas por un importe de 101 millones de euros, superando ampliamente los objetivos marcados inicialmente.
Para la consecución de dichos resultados también fue muy importante la puesta en marcha en el año 1997 del Programa de Ayudas a la Reindustrialización (Reindus) del entonces Ministerio de Industria, Turismo y Comercio cuyo objetivo era la regeneración y/o creación de tejido industrial en zonas especialmente afectadas por procesos de crisis industrial.
A través de este instrumento, sobre todo durante los primeros años de aplicación del mismo, las empresas pudieron acceder a condiciones muy ventajosas de financiación de sus inversiones en cuanto a garantías, plazos de amortización e interés. Además, los Ayuntamientos -especialmente los del eje de la Nacional IV- también se beneficiaron de ayudas (préstamos y subvenciones) para la realización de actuaciones en materia de infraestructura industrial como adquisición y urbanización de Polígonos Industriales, adquisición y construcción de naves industriales, etc.
Aunque las convocatorias Reindus se han ido manteniendo hasta la actualidad, las condiciones de dichas ayudas y los requisitos de acceso a las mismas (por ejemplo, no considerando a los Ayuntamientos como entidades beneficiarias) han hecho que el grado de incidencia de dicho instrumento en nuestra zona no sea relevante actualmente.
En esa época, la combinación de estas ayudas y beneficios para las empresas tuvo como consecuencia, no sólo los datos en cuanto a inversión y empleo referidos anteriormente, sino la instalación en este eje de destacadas firmas como GESTAMP o TRADEMA en Linares, GRUPO ALVIC y DABEL en La Carolina, TEVASEÑAL en Guarromán, LOS PEDROCHES en Vva de la Reina, etc.
Situación actual
Jaén es la provincia con mayor tasa de desempleo del país a pesar de su potencial, a pesar de su situación estratégica y a pesar de ser el paso que une Andalucía con el resto de España. Esta situación se agrava aún más en los municipios que conforman el eje provincial de la Nacional IV.
Desde la finalización del Plan de Reindustrialización de la Nacional IV, y de manera más intensa en los últimos años, todos los grupos políticos han venido demandando, de una u otra forma, la implementación en esta zona de un plan de reactivación económica de similares características.
Así, el 14 de diciembre de 2017, mediante acuerdo alcanzado por unanimidad por todos los grupos en el Parlamento de Andalucía se establecía la “necesidad
de implementar un plan de desarrollo económico-industrial para la provincia de Jaén, entre cuyos objetivos se encuentren la elaboración, aprobación y ejecución de un Plan de Reindustrialización para esta comarca jienense (Antigua N-IV)”.
Si las causas que justificaron en su momento la puesta en marcha del Plan de la Nacional IV estaban motivadas por la grave situación que venía sufriendo este área a raíz de la penúltima crisis industrial de SANTANA MOTOR, hoy en día, desgraciadamente, se han superado ampliamente aquellas razones, por lo que está plenamente motivada la implementación inmediata de un plan de reactivación económica e industrial en esta zona.
En este sentido, el cierre de la factoría SANTANA MOTOR, S.A. el 14 de febrero de 2011 (del que se cumplen ahora 10 años) supuso un enorme golpe al tejido industrial del eje de la Nacional IV, con la pérdida de miles de puestos de trabajo, tanto directos en la propia factoría, como procedentes de las numerosas empresas auxiliares de la misma radicadas en toda la zona.
Dicho cierre de la factoría automovilística y de muchas de sus empresas auxiliares, no sólo tuvo un impacto directo en el empleo sino que supuso, además, la pérdida de un importante know-how industrial, la movilidad de muchos de sus trabajadores cualificados hacia otras zonas del país y el deterioro continuo de las instalaciones e inmuebles de la factoría matriz en Linares y de las empresas auxiliares de la comarca, la mayoría de las cuales fueron objeto de embargos y adjudicación por entidades financieras.
Desde el cierre de dicha factoría, pese a los distintos anuncios y medidas previstas, no se ha puesto en marcha ningún plan de actuación global, ambicioso e innovador con carácter urgente.
La concatenación del cierre de la factoría SANTANA, junto con la crisis económica global posterior unida a la actual situación derivada de la Covid-19, ha tenido un demoledor impacto negativo en esta zona, con procesos de reducción de plantillas, regulación de empleo o directamente cierre de empresas que se han agudizado en las últimas fechas.

A estos preocupantes datos socioeconómicos, hay que añadir los problemas estructurales que arrastra nuestro tejido industrial como la escasa cultura innovadora, la baja inversión en I+D+i, la escasez de empresas de base tecnológica o la débil coordinación en la promoción de la actividad industrial, por señalar algunos de las carencias históricas.
En resumen, el eje de la Nacional IV está atravesando por una de las crisis más graves de su historia, existiendo claras diferencias entre sus principales índices económicos con respecto a los de otras zonas geográficas, por lo que, en aplicación del principio de solidaridad, entendemos que se debe prestar una especial atención para conseguir un desarrollo sostenible que implique una distribución más homogénea y solidaria de la riqueza y de su población.
Conclusión
La oportunidad financiera que representan instrumentos como la ITI de la provincia de Jaén, o más recientemente, los Fondos NEXT GENERATION, puede y debe ser aprovechada para la aplicación de medidas de impulso de la actividad económica que, además, son compatibles con los objetivos y finalidad de estos instrumentos.
Durante los años de aplicación del Plan de Reindustrialización de la Nacional IV, así como de los fondos Reindus, los distintos Ayuntamientos implicados fueron actores principales para su dinamización, asumiendo un papel determinante en la promoción económica de sus respectivos municipios.
Asimismo, durante los últimos años todas las actuaciones desarrolladas por los mismos han tenido como objetivo amortiguar los efectos de la crisis motivada por las causas explicadas anteriormente, así como consolidar e incrementar el
tejido empresarial local. Así pues, las Entidades Locales deben volver a ser determinantes en el diseño, puesta en marcha y ejecución de cualquier plan de dinamización económica que se implemente.
La desindustrialización es un hecho y el cierre de empresas es un goteo constante que ha aumentado con la pandemia mundial. Los Ayuntamientos promotores de esta moción conjunta nos encontramos en un momento crucial y estamos firmemente convencidos de que podemos convertir esta crisis en una oportunidad que apuntale nuestro futuro.
Los alcaldes y alcaldesas de la Nacional IV alzamos la voz para defender nuestro territorio, para conseguir hacer de él un lugar digno para la vida. Por eso nos unimos sin importar nuestro signo político. Hemos empezado a trabajar, codo con codo, para exigir lo que por justicia nos pertenece y, así, poder elaborar una hoja de ruta que suponga un punto de inflexión en la industrialización de cada uno de nuestros municipios.
En definitiva, es absolutamente necesaria la urgente implementación de un plan especial de dinamización económica en este eje geográfico integrado por Andújar, Bailén, Baños de la Encina, Carboneros, Guarroman, La Carolina, Linares, Lopera, Marmolejo, Santa Elena y Villanueva de la Reina que, a corto plazo, pare la sangría que, en materia de destrucción de empleo se está produciendo y, a medio plazo, sienten las bases de un desarrollo económico sostenible y duradero.
Por todo lo expuesto, esta Alcaldía PROPONE para su aprobación por el Pleno del Ayuntamiento los siguientes
ACUERDOS
PRIMERO. Instar al Gobierno de España, Junta de Andalucía y Diputación Provincial para la puesta en marcha inmediata de un PLAN DE REINDUSTRIALIZACION homogéneo y conjunto para los municipios firmantes de esta Moción (Andújar, Bailén, Baños de la Encina, Carboneros, Guarroman, La Carolina, Linares, Lopera, Marmolejo, Santa Elena y Villanueva de la Reina), cuyo presupuesto y medidas concretas (subvenciones fondo perdido, líneas de financiación, ayudas por creación de empleo, actuaciones de infraestructura industrial, etc.) constituya un verdadero plan de reactivación económica y apoyo a las empresas, con un carácter diferenciador y positivamente discriminador con respecto a otras zonas de nuestro país.
SEGUNDO. Instar a los distintos grupos parlamentarios y diputados para coordinar una estrategia que consiga que esta petición sea oída por el Gobierno de España, la Junta de Andalucía y la Diputación Provincial.
TERCERO. Instar las administraciones central, autonómica y provincial a designar los interlocutores necesarios para, cuanto antes, iniciar las conversaciones oportunas en orden a la concreción, metodología y presupuesto del Plan mencionado.
CUARTO. Facultar al/la Sr/a. Alcalde/sa, en las competencias atribuidas en la Ley de Bases de Régimen Local, para la representación, negociación y firma de cuantos actos fueren precisos para la consecución del presente acuerdo.


El 15 de mayo de 1995, las principales administraciones públicas con competencias en materia de desarrollo socioeconómico firmaron un acuerdo marco para la realización del Plan de Reindustrialización de Linares, La Carolina, Andújar, Bailén y Guarromán, más conocido como el Plan de la Nacional IV. Este plan surgió como respuesta ante la grave crisis industrial que esta zona venía sufriendo, desde el año 1991, y que estaba provocando el cierre de numerosas industrias y la consiguiente destrucción de empleo a raíz de la crisis industrial que afectó a SANTANA MOTOR y sus repercusiones en la industria auxiliar y en todo el eje de la Nacional IV.
Para hacer frente a aquella situación y favorecer la consolidación de un nuevo tejido industrial, todas las Administraciones públicas implicadas en dicho momento se comprometieron a poner a disposición de este plan recursos hasta un importe de 180 millones de euros.
Entre los compromisos de las Administraciones públicas firmantes destacaban las ayudas directas a la inversión (con porcentajes mínimos de subvención a fondo perdido del 30%), ayudas para la creación de empleo, bonificaciones de tipos de interés, ayudas para la adquisición de suelo industrial, etc.). Estos recursos fueron articulados a través de los distintos instrumentos de ayudas que gestionaba cada entidad (Incentivos Regionales, Zona de Acción Especial, Subvención Global de Andalucía, etc.).
Dicho Plan fue concebido, inicialmente, para un período de 5 años, con unos objetivos muy concretos en cuanto a creación y mantenimiento de empleo, inversiones, etc. No obstante, el alto grado de cumplimiento de estos objetivos en la primera etapa, puso de manifiesto la viabilidad de este instrumento, por lo que se decidió prorrogar la vigencia de dicho plan hasta este año 2005.
El resultado final de la ejecución de dicho plan (1999-2005) supuso la aprobación de 488 proyectos empresariales de inversión, con una inversión de 374 millones de euros, la creación de 4.492 puestos de trabajo, el mantenimiento de 7.512 empleos y unas ayudas aprobadas por un importe de 101 millones de euros, superando ampliamente los objetivos marcados inicialmente.
Para la consecución de dichos resultados también fue muy importante la puesta en marcha en el año 1997 del Programa de Ayudas a la Reindustrialización (Reindus) del entonces Ministerio de Industria, Turismo y Comercio cuyo objetivo era la regeneración y/o creación de tejido industrial en zonas especialmente afectadas por procesos de crisis industrial.
A través de este instrumento, sobre todo durante los primeros años de aplicación del mismo, las empresas pudieron acceder a condiciones muy ventajosas de financiación de sus inversiones en cuanto a garantías, plazos de amortización e interés. Además, los Ayuntamientos -especialmente los del eje de la Nacional IV- también se beneficiaron de ayudas (préstamos y subvenciones) para la realización de actuaciones en materia de infraestructura industrial como adquisición y urbanización de Polígonos Industriales, adquisición y construcción de naves industriales, etc.
Aunque las convocatorias Reindus se han ido manteniendo hasta la actualidad, las condiciones de dichas ayudas y los requisitos de acceso a las mismas (por ejemplo, no considerando a los Ayuntamientos como entidades beneficiarias) han hecho que el grado de incidencia de dicho instrumento en nuestra zona no sea relevante actualmente.
En esa época, la combinación de estas ayudas y beneficios para las empresas tuvo como consecuencia, no sólo los datos en cuanto a inversión y empleo referidos anteriormente, sino la instalación en este eje de destacadas firmas como GESTAMP o TRADEMA en Linares, GRUPO ALVIC y DABEL en La Carolina, TEVASEÑAL en Guarromán, etc.
Situación actual
Jaén es la provincia con mayor tasa de desempleo del país a pesar de su potencial, a pesar de su situación estratégica y a pesar de ser el paso que une Andalucía con el resto de España. Esta situación se agrava aún más en los municipios que conforman el eje provincial de la Nacional IV.
Desde la finalización del Plan de Reindustrialización de la Nacional IV, y de manera más intensa en los últimos años, todos los grupos políticos han venido demandando, de una u otra forma, la implementación en esta zona de un plan de reactivación económica de similares características.
Así, el 14 de diciembre de 2017, mediante acuerdo alcanzado por unanimidad por todos los grupos en el Parlamento de Andalucía se establecía la “necesidad
de implementar un plan de desarrollo económico-industrial para la provincia de Jaén, entre cuyos objetivos se encuentren la elaboración, aprobación y ejecución de un Plan de Reindustrialización para esta comarca jienense (Antigua N-IV)”.
Si las causas que justificaron en su momento la puesta en marcha del Plan de la Nacional IV estaban motivadas por la grave situación que venía sufriendo este área a raíz de la penúltima crisis industrial de SANTANA MOTOR, hoy en día, desgraciadamente, se han superado ampliamente aquellas razones, por lo que está plenamente motivada la implementación inmediata de un plan de reactivación económica e industrial en esta zona.
En este sentido, el cierre de la factoría SANTANA MOTOR, S.A. el 14 de febrero de 2011 (del que se cumplen ahora 10 años) supuso un enorme golpe al tejido industrial del eje de la Nacional IV, con la pérdida de miles de puestos de trabajo, tanto directos en la propia factoría, como procedentes de las numerosas empresas auxiliares de la misma radicadas en toda la zona.
Dicho cierre de la factoría automovilística y de muchas de sus empresas auxiliares, no sólo tuvo un impacto directo en el empleo sino que supuso, además, la pérdida de un importante know-how industrial, la movilidad de muchos de sus trabajadores cualificados hacia otras zonas del país y el deterioro continuo de las instalaciones e inmuebles de la factoría matriz en Linares y de las empresas auxiliares de la comarca, la mayoría de las cuales fueron objeto de embargos y adjudicación por entidades financieras.
Desde el cierre de dicha factoría, pese a los distintos anuncios y medidas previstas, no se ha puesto en marcha ningún plan de actuación global, ambicioso e innovador con carácter urgente.
La concatenación del cierre de la factoría SANTANA, junto con la crisis económica global posterior unida a la actual situación derivada de la Covid-19, ha tenido un demoledor impacto negativo en esta zona, con procesos de reducción de plantillas, regulación de empleo o directamente cierre de empresas que se han agudizado en las últimas fechas.

A estos preocupantes datos socioeconómicos, hay que añadir los problemas estructurales que arrastra nuestro tejido industrial como la escasa cultura innovadora, la baja inversión en I+D+i, la escasez de empresas de base tecnológica o la débil coordinación en la promoción de la actividad industrial, por señalar algunos de las carencias históricas.
En resumen, el eje de la Nacional IV está atravesando por una de las crisis más graves de su historia, existiendo claras diferencias entre sus principales índices económicos con respecto a los de otras zonas geográficas, por lo que, en aplicación del principio de solidaridad, entendemos que se debe prestar una especial atención para conseguir un desarrollo sostenible que implique una distribución más homogénea y solidaria de la riqueza y de su población.
Conclusión
La oportunidad financiera que representan instrumentos como la ITI de la provincia de Jaén, o más recientemente, los Fondos NEXT GENERATION, puede y debe ser aprovechada para la aplicación de medidas de impulso de la actividad económica que, además, son compatibles con los objetivos y finalidad de estos instrumentos.
Durante los años de aplicación del Plan de Reindustrialización de la Nacional IV, así como de los fondos Reindus, los distintos Ayuntamientos implicados fueron actores principales para su dinamización, asumiendo un papel determinante en la promoción económica de sus respectivos municipios.
Asimismo, durante los últimos años todas las actuaciones desarrolladas por los mismos han tenido como objetivo amortiguar los efectos de la crisis motivada por las causas explicadas anteriormente, así como consolidar e incrementar el
tejido empresarial local. Así pues, las Entidades Locales deben volver a ser determinantes en el diseño, puesta en marcha y ejecución de cualquier plan de dinamización económica que se implemente.
La desindustrialización es un hecho y el cierre de empresas es un goteo constante que ha aumentado con la pandemia mundial. Los Ayuntamientos promotores de esta moción conjunta nos encontramos en un momento crucial y estamos firmemente convencidos de que podemos convertir esta crisis en una oportunidad que apuntale nuestro futuro.
Los alcaldes y alcaldesas de la Nacional IV alzamos la voz para defender nuestro territorio, para conseguir hacer de él un lugar digno para la vida. Por eso nos unimos sin importar nuestro signo político. Hemos empezado a trabajar, codo con codo, para exigir lo que por justicia nos pertenece y, así, poder elaborar una hoja de ruta que suponga un punto de inflexión en la industrialización de cada uno de nuestros municipios.
En definitiva, es absolutamente necesaria la urgente implementación de un plan especial de dinamización económica en este eje geográfico integrado por Andújar, Bailén, Baños de la Encina, Carboneros, Guarroman, La Carolina, Linares, Lopera, Marmolejo, Santa Elena y Villanueva de la Reina que, a corto plazo, pare la sangría que, en materia de destrucción de empleo se está produciendo y, a medio plazo, sienten las bases de un desarrollo económico sostenible y duradero.
Por todo lo expuesto, esta Alcaldía PROPONE para su aprobación por el Pleno del Ayuntamiento los siguientes
ACUERDOS
PRIMERO. Instar al Gobierno de España, Junta de Andalucía y Diputación Provincial para la puesta en marcha inmediata de un PLAN DE REINDUSTRIALIZACION homogéneo y conjunto para los municipios firmantes de esta Moción (Andújar, Bailén, Baños de la Encina, Carboneros, Guarroman, La Carolina, Linares, Lopera, Marmolejo, Santa Elena y Villanueva de la Reina), cuyo presupuesto y medidas concretas (subvenciones fondo perdido, líneas de financiación, ayudas por creación de empleo, actuaciones de infraestructura industrial, etc.) constituya un verdadero plan de reactivación económica y apoyo a las empresas, con un carácter diferenciador y positivamente discriminador con respecto a otras zonas de nuestro país.
SEGUNDO. Instar a los distintos grupos parlamentarios y diputados para coordinar una estrategia que consiga que esta petición sea oída por el Gobierno de España, la Junta de Andalucía y la Diputación Provincial.
TERCERO. Instar las administraciones central, autonómica y provincial a designar los interlocutores necesarios para, cuanto antes, iniciar las conversaciones oportunas en orden a la concreción, metodología y presupuesto del Plan mencionado.
CUARTO. Facultar al/la Sr/a. Alcalde/sa, en las competencias atribuidas en la Ley de Bases de Régimen Local, para la representación, negociación y firma de cuantos actos fueren precisos para la consecución del presente acuerdo.
Documento firmado electrónicamente